jueves, 7 de junio de 2012

Lo bueno dura poco


Me resisto a enterrar
las mejillas calientes,
los labios hinchados,
los latidos.
No quiero hacer de cuenta
que no me duele,
no quiero disfrazar
las muecas agrias.
Es cierto que lo bueno
dura poco,
pero me resisto
a enterrar
la propuesta solemne
de compromiso.
No me importa
sangrar por la herida,
resbalar de tu cuerpo
hubiera sido patético
en cambio me encumbraste
al arrancarme.
Se nos quebró el presente
de tan sólido,
de tanta embestida
desenfrenada.
Fue en el último abrazo
que lo supe,
me estremecí 
al escuchar
ruido a roto.
Se me rompió la vida
y no pude ser dique fuerte
cuando te desbordó
la libertad.

2 comentarios:

© Raquel Nieto dijo...

Roxana Torres Neira, me rindo ante tu poesía. Reconozco cada verso, quizás todos tenemos un duelo que cargar. Y me parece increíble el lujo de leerte así, aún al precio de que duela.

Roxana Torres Neira dijo...

Net, me rindo ante tu presencia.