miércoles, 12 de mayo de 2010

Espacios



Hay noches en las que estoy
fuera de mí,
separo la ropa de mi piel,
la piel de mis huesos,
el corazón de adentro,
y me elevo entreverada
al humo de un cigarro.

Desarmada de ojos,
manos, boca,
integro el espacio
inadvertido
que va desde tu frente
hasta mi tobillo.

Entonces,
vuelvo a ser
nosotras.

7 comentarios:

NoeliaA dijo...

La unidad de la persona quizás sea una falacia, verdad? Todos somos muchas personas, hay demasiadas particiones que constituyen lo que somos y la integración de todas o la pretensión de esa integración no llega a ser completa.Siempre existen detonantes que de un sólo manotazo nos disgregan, la persona del pasado, la del presente, la del futuro, la que no fue, la que es, la que no quiere y quiere... Qué complejos somos los humanos...
Saludos Roxana, muy buen poema, como siempre!

val dijo...

No hay palabras para dejarte sobre este poema barto... si muchos aplausos y de pie.
Genial poema.
Te amo bebe.

María dijo...

"integrar el espacio inadvertido" genial, Roxana.
Saludos!
Ah, muy buena la foto del título realmente.

jotacet dijo...

Roxi querida: vagando entre electrones, tropecé con un pixel tuyo y leí esta maravilla, con etérea inspiración de amor, GENIAL,y no puedo menos que estremecerme. Felicitaciones. Montón de besos guarangos mios y de Hildita.
Jotacet

Raquel Nieto dijo...

Qué gran necesidad, separar la ropa de la piel. Vos lo decís así de fácil, porque sabés decir. Ese es tu arte. Te amo amiga.

Hombre de Neanderthal dijo...

Qué poco lugar queda para los solitarios, para los que necesitan espacio pero saben que es imposible estar solos.
La botella sabe mejor si es compartida.

Nadia dijo...

qué lindo



volverte a ver





(todavíatextraño)