lunes, 30 de agosto de 2010

Fuera de alcance



Trazos violetas se amontonan
sobre la pared blanca.
Virgen el pezón, el cuerpo,
los ojos de pestañas férvidas,
copian en paneles de aire
los pasos cortos,
las zancadas.
Este día se desfleca
en tiras pequeñas,
se deshace,
pende desde el techo,
arco iris devastado
que no admite grises.
Gajos de historia
nacen en las cejas,
se desprenden,
agonizan.
Una ola oscura,
avanza,
rompe sobre los hombros,
hunde,
encumbra.
Así el proceso,
la dimensión,
el alcance irremediable
para un final
que es siempre
el mismo.

2 comentarios:

val dijo...

Señora mia este poema es genial que le puedo decir es así aunque suene repetitiva.
Cada uno que nace supera el anterior. Así que espero el próximo con ansias.
Mil besos y muchos más.

Ro dijo...

gracias eternas, amor.