martes, 24 de agosto de 2010

Lo que no está en el guión



Desdibujo en el vidrio apenas empañado
la silueta perfecta de otros años
hasta transformarla en un círculo deforme.
Me llega el sonido de las voces ahí afuera,
las bocas se mueven, las manos,
escucho las historias mezcladas unas con otras,
con una, con otra, conmigo,
y me convierto en un libro de cuentos,
hojas amarillas, tapa marrón, títulos negros,
ojos, brazos, hijos, sangre, amores, muerte.
El comedor de mi casa es ahora un escenario
sobre el cual sólo dos actores se desplazan.
La gata me mira, se rasca la cabeza,
lame sus patas y suspira,
tomamos agua, yo de un vaso ella de su bebedero,
se sube a la mesa sin miedo a que la espante,
se sienta sobre el teclado y volvemos a mirarnos.
Si no fuera porque tengo la garganta lastimada
podría cantarle la canción que le gusta.
Para complacerla, le ofrezco una feta de jamón cocido
como cuando tenía ocho meses y empezaba a descubrir
que en su vida no todo era alimento balanceado.
El tren destroza el encanto:
ella corre a esconderse detrás del sillón,
yo torpe estrello el vaso, piso los restos de jamón
y corro también, cuerpo adentro.

4 comentarios:

Walter Faila dijo...

Literal, profundo, el estado de un momento, del alma cuando el poeta se desprende, se va para volver y plasmar ese vuelo suave sobre el tiempo, sobre cada instante de desdoblamiento, para unificarse en una sola voz hecha poema, hecha un bellísimo poema, grande Rox, besos amiga, te lo dije, estás en tu nuevo momento me alegro que no lo dejes ir.-

munekitarika dijo...

HI ROXANA:
Me encanto ir viajando paso a paso por esta tu historia casi me sentia aun lado tuyo ( no como la gata jaja), PERO SI EN ESPIRITU ES FORMINABLE COMO PLASMAS CADA MOMENTO DE TU VIDA.
FELICIDADES y te KIERO MUCHO
DTBM
MUNE!.

NoeliaA dijo...

A veces los humanos nos replegamos para adentro, no? Nos espantamos también.
Cómo en la vida cotidiana del presente, el pasado nos asalta con algún recuerdo o con algún gesto instintivo de defensa ante aquello que alguna vez... Y para peor a cada rato.
Un beso, Roxana

Ro dijo...

Walter, querido, siempre en el nudo.
Gracias, amigo.


Muñe, que grandioso encontrarte de nuevo!
Besos, con el cariño de siempre.


NOe, así es, para peor a cada rato.
Un beso para vos, amiga.